CALENDARIO ROMANO

uhr online reloj pagina web

miércoles, 16 de mayo de 2012

ADAPTACIONES DE MITOS DE 1º BACHILLERATO (I): ARACNE, EL JUICIO DE PARIS, PERSEO


ARACNE
Autora: Madalina C.

Niki es una diseñadora de moda poco conocida, pero sus diseños pueden compararse con la mismísima Coco Channel. Un día Niki fue con sus ayudantes a ver un desfile de moda en Channel. Cuando el desfile acabó, Niki fue a ver a Channel y le dijo que ella la superaba, que era mejor diseñadora que ella y que si ella fuera famosa, como Channel, la gente la preferiría. Channel, enfadada, la retó a un concurso; el mejor diseño de las dos ganaría. Channel creó un diseño en el que estampado en la falda y la camiseta aparecían sus victorias sobre las otras diseñadoras. En la camiseta aparecía su victoria sobre el famoso diseñador Emilio Tucci y en la falda su victoria sobre Agatha Ruiz de la Prada. Niki creó un vestido en el que bordó las derrotas de Channel. Channel, viendo que su vestido no era el mejor, decidió contratar a Niki para que no se hiciera más famosa que ella y siempre permaneciera en las sombras.


EL JUICIO DE PARIS
Autor: Carlos

En la boda de mi primo, su afortunada mujer, tiro el ramo y fue a caer en la disputa entre mi prima Minerva, mi prima Lidia y mi prima Yanet, que lo agarraron todas al mismo tiempo. Discutieron cuál se merecía el ramo, arguyendo cada una un argumento distinto: Minerva, que lo merecía por ser la más joven; Lidia, por ser la más mayor y Janet, porque era la hermana del novio. Pero ninguna convencía a la otra y mi primo, para acabar con aquella ridícula disputa, las grito: ¡Parad! Entonces ellas le miraron y le dijeron que escogiera el quien se merecía más el ramo. Mi primo, visto el compromiso en el que se acababa de meter, les dijo: “No, yo no tengo porque elegir; este es mi día. Iros y que elija el primer primo que veáis”. Mis tres primas lo aceptaron y se fueron y se cruzaron conmigo y me dijeron: “Debes elegir a la persona que más se merece el ramo”. Ante esto, tome aire y las conteste: “Creo que no os merecéis ninguna el ramo, porque es ridículo el escándalo que habéis montado por una tontería”. Mis primas, que vieron que tenía razón, se pidieron perdón y me regalaron a mí el ramo.


PERSEO Y MEDUSA
Autor: Juan

Hace mucho tiempo, había un chico llamado Alberto.S.S., al que con tan sólo mirarlo, te petrificaba de miedo, y dominaba las calles de Parla sembrando el terror entre los lugareños, hasta que yo llegué. Mi grupo de amigos me había hablado de él, pero nunca le había visto. Muchos habían intentado hacerle frente, pero todos habían padecido el mismo destino, al ver el rostro de Alberto. Un día, me dirigía a una tienda cercana, pero debía pasar por el callejón que Alberto llamaba “su zona”. Me disponía a adentrarme cuando, un policía que adivinó mis intenciones, me entregó un chaleco protector y me dijo: “Con esto, podrás verle y vencer”. Me adentré entonces. Alberto percibió mi presencia y empezó a insultarme y a decirme que no tenía ninguna posibilidad. Yo tenía miedo, pero no el suficiente como para huir. Apareció de pronto por la espalda y me asestó un golpe, pero el protector amortiguó el impacto. Me di la vuelta y le devolví un derechazo que lo aturdió. Cargó contra mí, pero le esquivé y le asesté una patada en la espalda y cayó de boca, partiéndose la nariz. Se levantó, ya cegado por la ira, y volvió a cargar contra mí, pero le volvía a esquivar, enviándole un gancho que le dejó inconsciente. Así fue cómo, finalmente, salí victorioso y liberé a Parla del terror que causaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada