CALENDARIO ROMANO

uhr online reloj pagina web

domingo, 11 de diciembre de 2011

LA DOMUS ROMANA Y LA ÍNSULA



La domus romana, el espacio privado de la clase dirigente.


Roma, esponja que absorbía todo, aprenderá de los etruscos y de los griegos a construir una vivienda con todas las comodidades de su tiempo.
Hay muchas reconstrucciones virtuales en internet. Aquí tenemos tres muy elaboradas.




ROMAN HOUSE 3D




La última incluye otras reconstrucciones de edificios de la Antiguedad.




En las ínsulas vivían los menos afortunados. Muchas veces en condiciones terribles: se jugaban la vida arriesgándose a acabar quemados tras un incendio fortuito o intencionado o tras un derrumbe.



En Bílbilis, cerca de Calatayud, una excavación arqueológica nos permite descubrir unas ínsulas y una domus.




Los ricos vivían en domus saneadas y con todas las comodidades y también en villas de verano, ya fueran urbanas o de ocio como la villa de Popea, con un complejo entramado de pasillos y habitaciones,




o rústicas con terrenos para el ganado y que servían de fuente de riqueza para el propietario.



En unas o en otras con esclavos que les servían, disfrutaban de todas las ventajas y, por otro lado y al mismo tiempo, los pobres en ínsulas donde la higiene dejaba mucho que desear y los peligros y las incomodidades -ruidos de los vecinos, goteras, derrumbes, etc...-acechaban por todas partes como bien cuenta Juvenal en alguna de sus sátiras, la tercera, concretamente:
"Vivamos en un lugar donde no haya que temer incendios y sobresaltos nocturnos. Ya clama por agua Ucalegón y saca sus trastos: ya el tercer piso humea y tú lo ignoras, pues si la alarma cunde desde los pisos inferiores arderá último el que sólo está protegido de la lluvia por las tejas donde ponen sus huevos las tiernas palomas".
"En Roma, muchísimos enfermos mueren por no dormir; los mismos alimentos malos que se quedan en el estómago producen la enfermedad, porque, ¿qué habitación arrendada permite conciliar el sueño? ¡El dormir en la ciudad cuesta mucho dinero! He aquí la causa principal de enfermedad. El paso de los grandes carros por las estrechas curvas de los barrios de la ciudad, el clamoreo de los rebaños detenidos quitarían el sueño a Druso y a los rebaños marinos. Si el deber lo exige el rico será llevado, apartándose de la turba, y él será conducido sobre las cabezas, en una amplia liburna. Él, mientras tanto, irá leyendo, escribiendo o durmiendo, porque con la ventanilla cerrada la litera provoca el sueño. Llegará antes que nosotros, porque nuestra prisa se ve detenida por la ola interior, y la muchedumbre que sigue nos aprieta en gran avalancha de lomos. Uno va dando codazos, el otro golpea la cabeza con una viga, el otro con una medida. Llevo las piernas empastadas de barro, por todas partes llegan pies enormes que me pisan, y los clavos de las suelas militares se me clavan en los dedos"
No parece que hayamos cambiado demasiado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada