CALENDARIO ROMANO

uhr online reloj pagina web

martes, 28 de agosto de 2012

ESPEJOS Y REFLEJOS



Las segundas partes nunca fueron buenas...
Siempre hay excepciones... aunque quizá no en este caso, ya que las primeras ya eran malas.
Nos llegan dos series para la nueva temporada de otoño.
Imperium es la segunda parte de Hispania, una serie con pocos medios, cutre y que dejaba mucho que desear, aunque admito algún interés al principio y un buen malo: Galba, demasiado explotado en los últimos capítulos.
Pero Hispania no daba mucho juego; un campamento, mucho campo extremeño y poco más. Viriato y algunos de los actores secundarios no ocultaban la falta de verosimilitud de una serie que recuerda más en el comportamiento de sus personajes y en los ambientes a otras series made in Spain -que en vez de llevar togas llevan trajes del siglo XIX - y que alargaba en exceso las tramas. Por supuesto, casi todo era invención, porque de Viriato sabemos muy poco.
Ahora podremos disfrutar de calles y casas romanas, costumbres, vida cotidiana, edificios, intrigas, no muy interesadas, me temo, en reflejar la realidad histórica de una República convulsa que vivió el último intento romano con los hermanos Graco de democratización y justicia social, más o menos por esa epoca.
Recuerdo que la muerte de Viriato fue en el año 138 A.C. Tiberio Graco llegó al poder y fue asesinado en el 133 A.C.

Estaría bien que los Graco aparecieran, pero no lo harán. Son siempre los grandes olvidados... En cuanto a la historia de Galba, bueno, es lo que permitirá que la serie tenga recorrido o no la tenga...
Parece interesante... aunque sólo sea para ver la visión de Roma y de sus complejos juegos políticos y familiares. Veremos a ver...




Desprecio más Spartacus. No sólo es porque siempre lo comparo con el gran Spartacus de Stanley Kubrick, también desprecio esa estética en la que se mezclan violencia y sexo, muchas veces gratuitos, para conseguir más audiencia y más espectadores: jóvenes con mucha testosterona que se aburrirían con Yo, Claudio. Una pena... Con lo que da de sí Yo, Claudio...




Aquí, en la tercera temporada, comenzada la rebelión de esclavos y con nuevo actor -tras el fallecimiento del primero- sí tendremos a Julio César y a Craso, figuras históricas señeras. Habrá que ver si me convencen... No lo creo. Siempre podremos comparar en qué se diferencian y qué toman de las figuras reales.
Las dos muestran esa visión de Roma ya consolidada desde el primer cristianismo: una mezcla de lupanar, prostíbulo e intriga política dirigida por hombres y mujeres corruptos.
Hubo una Roma que fue así; pero la mayoría de los romanos nunca se hubieran visto así.
Los vemos ahora así, deformados.
¡Quién sabe cómo nos verán a nosotros dentro de unos siglos!

…¿No se convierte acaso toda mirada al pasado en un espejo en el que podemos mirarnos?
Puede ser un espejo luminoso como en Ana de las tejas verdes. Tenemos a Anne: imaginativa, bondadosa, espontánea, inteligente.
¿Quién es Anne? Una lectora compulsiva de folletines decimonónicos con una imaginación atrevida que no da la espalda a la realidad sino que la enriquece. ¿Y a su alrededor? Una educación a principios del siglo XX libre, mixta, progresista y… ¡¡¡pública!!! -esta serie es revolucionaria-, un guiño irónico hacia un mundo ideal, aquel en el que vivió la autora o que recreó o inventó. Nos regala un universo en el que amemos la vida, un locus amoenus, un lugar en que la felicidad se pueda tener en la palma de la mano, en el que no se necesitan diamantes, en el que la vida con su dolor y su alegría, su tristeza y su ternura simplemente nos acompañe. Y con grandes secundarios...



Lo que decía: "es revolucionaria"...

Black Mirror, en un espejo “negro”, toda una sociedad –tan similar a la nuestra- rodeada, asfixiada por la tecnología, en espacios fríos y asépticos está dispuesta a convertir en un espectáculo su vida privada y la de otros…



o a venderse para poder escapar de un futuro sin alicientes…

 

 Descubrimos un mundo en el que la única libertad posible es el olvido.



La historia, tal vez, sobre todo en obras de ficción, es nuestro reflejo. Toda creación es un reflejo de nosotros mismos.
Disfrutemos, padezcamos o aceptemos el reflejo que nos proporcionan estos espejos: visiones deformadas de nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada