CALENDARIO ROMANO

uhr online reloj pagina web

martes, 22 de mayo de 2012

HOY HAY HUELGA: LA HUELGA DE LOS PLEBEYOS




Hoy que la huelga está tan desvalorizada por culpa de unos sindicatos pesebreros o desde los poderes oficiales, no estaría de más recordar que es una de las pocas formas de protesta que nos quedan, aparte de quejarnos en las tertulias del bar o de la sala de profesores o en los claustros y reuniones varias.

Tras la caída de la Monarquía, los patricios aprovecharon para acumular poder e influencia política. Los plebeyos, viendo en riesgo los pocos derechos que habían conseguido con los últimos reyes, los Tarquinios, de origen etrusco, decidieron rebelarse.


Y la forma que encontraron no fue la violencia -forma que luego sí utilizarían a su favor los patricios siglos después en otra etapa histórica, la de los Gracos; aunque hay que admitir que la plebe nunca fue un dechado de virtudes, precisamente-, sino la huelga. Era el año 494 a.C.
Se negaron a trabajar, se negaron a participar en el ejército y se retiraron al monte sacro o al Aventino. Es lo que se llamó la secessio plebis. Estaban dispuestos a fundar otra ciudad.
Solo querían los mismos derechos para los plebeyos y los patricios. A los patricios les preocupó quedarse sin mano de obra y sin la base del ejército. Estaba también en juego su propia supervivencia.


Los plebeyos tardarían siglos en alcanzar una igualdad legal -que no real-; eso sí, entonces, para retirarse, exigieron entre otras cosas una fundamental: el derecho a elegir en asambleas un cargo público que pudiera defenderles ante los patricios: el tribunado de la plebe.
Seguiría habiendo ricos y pobres. Siempre los ha habido y siempre los habrá, pero los plebeyos se rebelaron ante la injusticia; porque quien no se rebela, está perdido.
Hay otras formas de afrontar la injusticia; hay otras formas de hacer huelga, aunque estemos cansados, decepcionados, frustrados, impotentes, escépticos.
No las olvidemos; sin ellas, estaremos perdidos todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada